Saltear al contenido principal

Estadio 13: Si gestionas tus emociones, solucionarás tus conflictos

3 students

Sabes bien que los conflictos entre personas y los conflictos dentro de tu empresa siempre existirán. Los conflictos se dan desde el momento en que dos personas se relacionan y lo vienen haciendo desde que existimos como especie.

Esto quiere decir que dentro de tu propio equipo de trabajo se generan conflictos entre tus colaboradores, entre tus colaboradores y tú, o tú con tu equipo en general o con tus superiores, o con tus clientes, etc.

Por tanto, si sabes que los conflictos existirán, lo que es fundamental es que sepas gestionarlos. Los conflictos indican que algo hay que mejorar. De manera que son necesarios para crecer personal y profesionalmente. Si piensas que no habrá conflictos estarás cometiendo un serio error, porque no estarás preparado para gestionarlos.

Es decir, tendrás que entender que igual que hay que vender unos productos y unos servicios, también hay que gestionar conflictos entre personas y conflictos, incluso, entre empresas. Conviene gestionarlos muy bien, porque en las relaciones, en las colaboraciones, habita gran parte del éxito que pretendes conseguir.

En consecuencia, tienes que trabajar mucho tu inteligencia emocional. Has de trabajar unas series de cosas, que irás viendo a lo largo de la serie de vídeos y metamorphismos de este estadio 13. Si bien, de momento, tienes que entender que pueden servir para mejorar la comunicación. Si es entre las personas donde se genera el conflicto, el propio conflicto te indica las vías de acceso para ofrecer diferentes soluciones.

En última instancia, los conflictos lo que hacen es mejorar tu desempeño profesional y el desempeño profesional de tus colaboradores. También fortalecen la automotivación, de la cuál hemos hablado en el estadio 3, el de inteligencia emocional. Sabes que la automotivación es una motivación intrínseca que sale de tu propio interior.

Por tanto, los conflictos fortalecen que te automotives, porque cada vez que aparece un conflicto, lo que aparece es una anomalía, un signo que te está indicando que algo hay que mejorar. Si hicieras caso de esto y entendieras el conflicto de una forma muy objetiva, podrías identificar qué es lo que está pasando para mejorar y para poder automotivarte.

Los conflictos, a su vez, te facilitan las otras cuatro competencias de tu inteligencia emocional, a parte de la automotivación. Te introducen de pleno en el autoconocimiento. Si tú estás generando un conflicto o alguien lo genera contigo, tienes que saber cómo te sientes durante ese conflicto, tienes que saber qué emociones tienes. Decía Unamuno “piensa el sentimiento, siente el pensamiento”.

También facilitan la autorregulación, otra de tus competencias emocionales. Si no eres capaz de autorregularte para solucionar un conflicto, este no se solucionará. Por tanto, te facilitan disminuir tu impulsividad, tu respuesta no controlada. Si entiendes esto bien, sabrás que puedes facilitarle, además, a tus colaboradores que trabajen su propia autorregulación. No obstante, de ti no depende directamente que los demás se autorregulen, sean quienes sean: compañeros, clientes, superiores, etc. Lo que sí depende de ti es que te autorregules tú y con ello contribuir a que el conflicto no crezca, sino todo lo contrario, pues los otros verán que no te alteras.

Te facilitan también la empatía. Sabes que en un conflicto la empatía es fundamental para saber cómo está pensando y como está sintiendo la otra persona. Sin empatía, sin intentar comprender al otro antes de ser comprendido tú, no vas a solucionar un conflicto. Sin capacidad de escuchar de forma racional y tranquila a la otra parte, es imposible que se gestione y se solucione el conflicto.

Y, por supuesto, la última de las cinco competencias de tu inteligencia emocional, que son las habilidades sociales. Los conflictos no son más que habilidades sociales. Son interacciones interpersonales donde tienes que saber manejarte muy bien. Has de saber utilizar muy bien el lenguaje. Tienes que saber, sobretodo, que los conflictos están precisamente para generar una mejor colaboración, para crear sinergias entre las partes. Por tanto, tus habilidades sociales son cruciales, puesto que en las relaciones está tu futuro.

En definitiva, los siguientes vídeos y metamorphismos de este estadio 13, te servirán para ver qué conceptos, qué fases hay en los conflictos, cómo se resuelven o qué técnica es la mejor para resolverlos, por ejemplo. Te servirán en todos tus ámbitos: personal, profesional, sentimental, social y familiar.

En cuanto a los conflictos en el ámbito profesional, que es principalmente de los que estamos tratando, te servirán para ver cómo puedes solucionarlos cuando aparezcan en tu equipo de trabajo. Si tienes que ser mediador o eres parte implicada en esos conflictos, te han de servir para que veas cómo has de gestionarlos precisamente para que se conviertan en opciones o en soluciones y no solo en problemas.

68,00€ 34,00€